Aventuras de inversión en mercados emergentes

Los mercados emergentes y la presidencia de Trump: que no cunda el pánico

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Holandés, Francés, Alemán, Italiano, Polaco

La victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EE. UU. tiene numerosas implicaciones potenciales para los mercados de todo el mundo, incluidos los emergentes. Cuando quedó claro que Trump sería el ganador, los mercados de valores se hicieron eco de la conmoción que sintieron muchos votantes estadounidenses. Los mercados emergentes fueron particularmente volátiles. Las relaciones entre Estados Unidos y México —la segunda economía de Latinoamérica— fueron un punto central en la campaña de Trump, con promesas de construir un mayor muro en la frontera para reducir la inmigración y de cancelar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), que también incluye a Canadá. La victoria de Trump hizo que el peso mexicano se desplomara a un mínimo histórico frente al dólar de EE. UU. el día después de las elecciones, y la bolsa mexicana también cayó, como la mayoría de mercados latinoamericanos.

Si bien es probable que los mercados mundiales permanezcan volátiles durante un tiempo dada la incertidumbre sobre las posibles políticas estadounidenses bajo una presidencia de Trump, creo que tenemos que tomar algo de perspectiva y ser conscientes de que gran parte de las declaraciones hechas durante la campaña electoral podrían no materializarse en medidas concretas. Si se toman al pie de la letra sus comentarios realizados durante la campaña, sería de esperar que se adopten algunas políticas extremas. No obstante, creo que algunas personas podrían estar expresando demasiado pesimismo y miedo, que puede que no estén justificados dada la naturaleza de la economía estadounidense y el sistema político de controles y contrapesos que sigue en pie. Y sin duda, si Trump lograra generar el fuerte crecimiento económico que ha prometido para su país, creemos que otros países —incluidos México y otros mercados emergentes— seguramente se beneficiarán de ello.

Personalmente, a mí no me sorprendió tanto que Trump ganara las elecciones. En Europa y otros lugares de todo el mundo se ha observado un desencanto similar de los votantes, que ahora se manifestado en los Estados Unidos. En particular, muchas de las encuestas electorales no captaban plenamente la insatisfacción de los estadounidenses que viven en zonas rurales económicamente deprimidas del país. Espero que, como empresario y el negociador que afirma ser, Trump pueda alcanzar unas soluciones positivas, incluidos unos tratados de comercio que quizá serán bilaterales más que multilaterales (como NAFTA). Trump, con su experiencia como empresario, probablemente se sentirá cómodo entablando negociaciones con otros países y creo que debería de poder concluir algunos acuerdos comerciales y de inversión que satisfagan a ambas partes. Por ejemplo, podría haber una nueva relación y tratado de comercio con Rusia, que también fue un punto central de Trump durante la campaña electoral. Podría haber una serie de repercusiones positivas para otros mercados emergentes que no estaban contentos con las normas globales y rígidas de los acuerdos multilaterales. Además, la posibilidad de una rebaja fiscal y un entorno más favorable a los negocios en Estados Unidos podría hacer que las empresas estadounidenses se esforzaran de manera más activa no solo para expandirse en su país sino también a escala internacional, especialmente en el área de alto crecimiento de los mercados emergentes. Si tuviera que dar un mensaje al nuevo presidente de EE. UU., le pediría que acelerara tratados de libre comercio y libre inversión con países de todo el mundo.

En todas las elecciones hay ganadores y perdedores. Nuestro trabajo como gestores de inversiones es tratar de sortear estos periodos de convulsiones y determinar qué países y empresas podrían sobrevivir y acabar fortaleciéndose. Por supuesto, tenemos que ser selectivos. Globalmente, seguimos viendo muchos motivos convincentes para invertir en los mercados emergentes en general, entre ellos unas elevadas tasas de crecimiento, unas políticas fiscales sólidas y unas tendencias demográficas positivas. Como han demostrado las elecciones estadounidenses, puede haber sorpresas en todas partes. En estos momentos de alta volatilidad en los mercados, en Templeton Emerging Markets Group creemos que es importante que los inversores adopten una perspectiva a largo plazo y no se dejen asustar por la volatilidad temporal que seguramente seguirán experimentando los mercados emergentes.

Los comentarios, las opiniones y los análisis de Mark Mobius tienen carácter meramente informativo, por lo que no deben interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación para invertir en un valor o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a la celeridad con que pueden cambiar las condiciones económicas y de mercado, los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son válidos sólo en la fecha de su publicación y pueden variar sin previo aviso. Este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector, inversión o estrategia.

 Información legal importante

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. La inversión en títulos extranjeros conlleva riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos. Las inversiones en mercados emergentes, de los cuales los mercados fronterizos constituyen un subgrupo, entrañan riesgos más altos relacionados con los mismos factores, aparte de los asociados a su tamaño relativamente pequeño, su menor liquidez y la falta de estructuras jurídicas, políticas, empresariales y sociales consolidadas para respaldar los mercados financieros. Debido a que estas estructuras suelen estar incluso menos desarrolladas en mercados fronterizos, así como a otros factores, entre ellos el mayor potencial de sufrir una volatilidad de precios extrema, la falta de liquidez, barreras al comercio y controles de cambio, los riesgos asociados a mercados emergentes se ven acentuados en mercados fronterizos. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones de mercado generales.

Manténgase actualizado/a

Reciba las actualizaciones del blog en su mail

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *